Entrevista a Joan, alumno de segundo de diploma en Música Avanzada y Sonido.

Joan es un alumno de segundo de nuestro Diploma en Música Avanzada y Sonido, cuando estaba en tercero de la carrera de Biología, se dio cuenta que quería dedicarse a su verdadera pasión;  la música.  Así fue cómo lo dejó todo y vino de Vic a Girona a estudiar Producción Musical, todos los días aprende un poco más y ya se puede decir, que se está haciendo un nombre dentro de la industria y con su positivismo y buen rollo, estamos seguros de que va a llegar tan lejos como él quiera.

Sigue leyendo para conocer un poco más su historia.

Hola Joan, cuéntanos sobre ti

Mi nombre es Joan, soy de Taradell (Osona, BCN), y estoy estudiando el segundo año del Diploma de Música Avanzada y Sonido en Eumes. Antes de la cuarentena estaba trabajando como DJ en diferentes salas, fiestas y tal, pero con el confinamiento… pues no hay nada de eso, y me dedico exclusivamente a estudiar, a producir música.

¿Qué tipo de música te gusta?

En general, todo lo que no sea monótono o repetitivo, de cualquier estilo. Tanto acústica como electrónica, tanto música súper eufórica para pegar botes (la que produzco, mayoritariamente), como música más tranquila, reflexiva, y a poder ser melódica. Por eso, el techno, con todas sus variantes, que apasionan a muchos compañeros de clase y profesores, no me atrae demasiado.

Háblanos sobre tus proyectos musicales

Pues ahora mismo tengo 3 proyectos musicales abiertos.

Por una parte, como K-ZU (mi nombre artístico), hago música electrónica dance, (EDM). Música de festival, básicamente progressive house, pero también me muevo por el Big Room y el Bass house. Hasta ahora he sacado 2 temas con la discográfica Addicting Records de Marsal Ventura, y el 24 de diciembre voy a sacar mi tercer tema, también con ellosVic

Por otra parte, aún dentro de la electrónica, llevo casi un año trabajando en silencio con otro proyecto artístico, dedicado a los estilos más duros: El Hardstyle y el Hardcore, sobretodo de sus variantes más melódicas. Tengo varias canciones ya terminadas, que aún no he lanzado, y estoy ultimando alguna más para sacar un álbum de estos estilos bajo el nombre artístico Hard Soul Scientist.

Y por último, pero no menos importante, tengo un grupo de Pop-rock catalán, del cuál soy el productor, letrista (junto a un íntimo amigo que es compositor y director de orquesta, Jofre Bardolet) y guitarrista. El grupo se llama Els Klàssics y sacamos nuestro primer tema hace muy poco, en noviembre. Hasta ahora hemos sacado 4, el último de los cuales es una canción de Navidad muy tierna: La Nadala d’Els Klàssics. Ha gustado mucho, y nos lo ha promocionado una televisión local, que nos gravó y editó el videoclip, y lo están pasando cada día por su canal.

¿Cuándo empezaste con la música?

La música siempre me ha gustado. De pequeño empecé a cantar en un coro, pero cantar nunca ha sido mi fuerte, y en la ESO comencé a ir a clases de guitarra. En primero de carrera (estudié biología) estaba un día tocando con unos compañeros de clase, en mi casa, y cuando se fueron, seguí yo solo, improvisando melodías. Y pensé “hostia, esto que estoy cantando es bueno, como molaría grabarlo en algún sitio, hacer una canción y hacerme cantante”.

Como decía, no canto bien, pero sabía de la existencia de Fl Studio, el programa con el que empecé, donde podías escribir melodías y que fueran interpretadas por sintetizadores, sin necesidad de cantar. Y así, creando melodías en este DAW, empecé a producir música.

¿En qué momento viste que querías dedicarte a la música?

Como decía, empecé a producir cuando estaba en primero de carrera de biología. Durante el segundo año de la carrera, fui dedicando cada vez más horas a hacer música, más incluso que a la propia carrera. En tercero me fui de Erasmus, y por diversas circunstancias, tenía pocas horas de clase, así que, durante la estancia, a parte de viajar mucho, hacer amigos y salir de fiesta, dediqué muchas horas a producir y a aprender a pinchar. Conocí a unos chicos que organizaban algunas de las fiestas para los Erasmus, les pedí que me dejaran pinchar en una y me dijeron que sí. Y aquí mi vida cambió por completo. Pinché por primera vez en una pequeña discoteca de Zagreb (donde estaba haciendo el intercambio) delante de más de 300 jóvenes que también estaban de Erasmus, muchos amigos míos, y fue brutal. Pero es que, además, estaba haciendo música que ya empezaba a sonar más o menos decente. Y empecé a ver que a lo mejor era posible. Así que estando en Croacia, a mitad de mi 3r año de carrera (y con buenas notas), después de muchos días perdiendo el sueño por el debate interno que había en mi cabeza, llame a mis padres y les dije que quería dejar la carrera y dedicarme a la música. Eso fue en enero de hace 2 años.

¿Cómo te enteraste de EUMES?

Me sonaba el nombre de la escuela por un conocido que estaba estudiando ahí. Durante estas semanas de incertidumbre donde empezaba a plantearme dejar la carrera busqué por Internet y EUMES fue una de las escuelas que me salió.

¿Qué te hizo dar el paso de estudiar en Música?

Ver que pasaba muchas más horas produciendo música que estudiando para la carrera, incluso los días antes de los exámenes. Y hacía una reflexión que me abrió los ojos.

Una de las salidas más claras de biología (o de cualquier ciencia) es estar de investigador en un laboratorio. Para ello necesitas estudiar 4 años de carrera, más 1 o 2 de máster y 4 más de doctorado. Eso son mínimo 9 años. Con 9 años estudiando música, con la intensidad y las horas que le echaba (y le echo), llegas a donde quieras.

Pero no con la producción, en cualquier ámbito. Con la biología, o con cualquier carrera, lo mismo. Pero claro, te tiene que gustar mucho una cosa como para estarte estudiando, practicando, produciendo o lo que sea, 8, 10, 12 horas al día o las que hagan falta. Verlo así es lo que me convenció del todo.

¿Cuándo decidiste estudiar música, te encontraste con dificultades sociales? 

Todo el mundo, sobretodo mis padres, me lo cuestionaron. Lo cual me parece súper normal, teniendo en cuenta que me quedaba 1 solo curso para terminar la carrera. Pero lo tenía tan claro, que obligarme a seguir la carrera, solo por tener un título que no habría utilizado en mi vida, me habría hecho tan infeliz, a parte de hacerme perder un año de mi vida, que todo el mundo lo entendió, mis padres los primeros.

Tengo mucha suerte de los padres que tengo, no solo me apoyaron, aunque tenían sus dudas, sino que además me pagan los estudios en Eumes.

¿Qué fue lo que te sorprendió la primera vez que aterrizaste en Eumes?

Muchas cosas. Solo llegar, las propias instalaciones ya me dejaron una sonrisa que me duró todo el día. Pero además, estar rodeado de gente que tiene el mismo interés que tú, que les puedes hablar de plugins, de sintetizadores o de lo que sea y no piensan “que rollo”, como pasa cuando le explicas algo del tema a cualquier otra persona que no es del mundillo…

Fue algo alucinante… pasar los descansos hablando de lo que ha explicado un profe, o de artistas que nos gustan… Pero lo que más me sorprendió es verme a mi mismo llegando a casa y repasando lo que se ha trabajado el mismo día a clase porque realmente me gustaba, para aprender, no para aprobar. Lo típico que te dicen en la ESO, el bachillerato y en cualquier carrera de “tenéis que repasar cuando lleguéis a casa”, que en mi vida había hecho? Pues no solo repasaba, sino que buscaba más información para ampliar, lo aplicaba en mis producciones… Y lo sigo haciendo.

¿Cómo describirías tu relación con los profesores?

En general muy buena. Los profesores se preocupan mucho de los alumnos, de que aprendas. Que se escuchen tu música fuera de horario lectivo para darte feedback, o te ayuden con cualquier problema que tengas… no tiene precio. Realmente estoy muy contento con el profesorado.

¿Qué ambiente se vive dentro de la escuela?

Muy productivo. Todo el mundo está abierto a colaborar, a dar consejos, y todos somos unos “frikis”, en el buen sentido. Así que el ambiente en general es muy bueno, porqué te haces amigo de gente a quién le apasiona lo mismo que tú, con quién compartir éxitos, frustraciones y música en general. Realmente te sientes muy acompañado.

Y a parte, te relacionas con gente que hace estilos musicales muy distintos al tuyo, con lo que aprendes muchas cosas nuevas, y haces colaboraciones que sino ni te plantearías.

Cuéntanos alguna anécdota en la escuela

Este año, los martes, a los de segundo curso nos tocaba Mezcla y Masterización mientras que a los de primero Diseño sonoro. Las clases se tocan, con lo que, si la música está muy fuerte, se escucha en la otra aula. Los profes de ambas asignaturas son muy enrollados, y algún día ha habido un poco de guerra de volumen, para hacer la bromilla… Fue bastante divertido, la verdad!

¿A quién le recomendarías estudiar en Eumes?

Literalmente a todo el mundo que se quiera dedicar a la producción de música, sea cual sea el género. Se aprende muchísimo, de verdad. Es que lo puedes notar en periodos de algunos meses. Miras un tema que hiciste como 3 meses atrás, y ya le encuentras muchísimas cosas que le podrías mejorar, porqué es que se aprende a una velocidad increíble.

¿Qué huella quieres dejar en el mundo de la música?

Quiero que mi huella sea mi música, música que haga sentir a la gente que me escuche como yo me siento cuando escucho mis artistas favoritos.

Con ganas de saltar, de comerme el mundo, de vivir a tope.

¿Cómo te ves dentro de cinco años?

Pinchando en festivales de todo el mundo, sea como K-ZU o como Hard Soul Scientist, y/o con muchos conciertos por Catalunya/España con Els Klàssics. Habiendo sacado mucha y buena música, y con un estudio propio, donde seguir haciendo música que compartir con todo el mundo.

×